miércoles, 31 de mayo de 2017

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Hoy, nuestro querido Papa Francisco, nos alienta a caminar y a seguir firmes en el Señor. Él es un ejemplo de esos apóstoles, del que es sucesor directo, que nos animan al camino y a la esperanza. Hoy nos alienta a seguir el soplo del Espíritu Santo, que permanece y está con nosotros, y que nos asiste y fortalece, para que nuestros pasos sean seguros y confiados en la esperanza de que nuestro Señor está con nosotros.

¡Hermanos!, agarrados a las palabras de nuestro Papa Francisco, y confiados en el Espíritu Santo que le mueve y nos mueve también a nosotros, abramos nuestros corazones a la acción del Espíritu Santo que nos alienta, nos conforta y nos guía hacia la Casa del Padre.





PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Plaza de San Pedro
Miércoles 31 de mayo de 2017


Queridos hermanos y hermanas:

Ante la solemnidad de Pentecostés, he deseado presentar hoy la relación que existe entre el Espíritu Santo y la esperanza.

El Espíritu Santo sopla y mueve la Iglesia, camina con ella, por eso, del mismo modo que la Escritura paragona la esperanza a un ancla, que asegura el barco en medio del oleaje, también podemos compararla con una vela que recoge ese viento del Espíritu para que empuje nuestra nave.

Cuando decimos: «Dios de la esperanza» no significa solamente que Dios es el objeto de nuestro anhelo, algo que deseamos alcanzar en la vida eterna; sino que también Dios es quien nos colma hoy y en cualquier lugar de su alegría y de su paz, de su esperanza.

Hermanos, estemos seguros de que nuestra esperanza no quedará defraudada, porque el Espíritu ha derramado en nuestros corazones el amor de Dios y da testimonio de que somos sus hijos. Llenos de confianza, seremos capaces de afrontar cualquier tribulación y de ser sembradores de esperanza entre nuestros hermanos, consolando, defendiendo y asistiendo a todos, como el Paráclito nos enseña y nos guía.

Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los que han venido para participar en la Vigilia de Pentecostés con ocasión de los 50 años de la Renovación Carismática Católica, así como a los demás grupos provenientes de España y Latinoamérica. Los exhorto a perseverar en la oración, junto con María, Nuestra Madre, pidiendo a Jesús que el don del Espíritu Santo nos haga sobreabundar en la esperanza.

martes, 30 de mayo de 2017

Padre, glorifica a Tu Hijo...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo  según San Juan 17,1-11a.



Jesús levantó los ojos al cielo, diciendo:

"Padre, ha llegado la hora: glorifica a tu Hijo para que el Hijo te glorifique a ti, ya que le diste autoridad sobre todos los hombres, para que él diera Vida eterna a todos los que tú les has dado.

Esta es la Vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a tu Enviado, Jesucristo.

Yo te he glorificado en la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste.

Ahora, Padre, glorifícame junto a ti, con la gloria que yo tenía contigo antes que el mundo existiera.

Manifesté tu Nombre a los que separaste del mundo para confiármelos. Eran tuyos y me los diste, y ellos fueron fieles a tu palabra. Ahora saben que todo lo que me has dado viene de ti, porque les comuniqué las palabras que tú me diste: ellos han reconocido verdaderamente que yo salí de ti, y han creído que tú me enviaste.

Yo ruego por ellos: no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío, y en ellos he sido glorificado. Ya no estoy más en el mundo, pero ellos están en él; y yo vuelvo a ti."

Palabra del Señor

Reflexión P. J. Garcia
La palabra gloria para nosotros significa triunfo, elevarse por encima de los demás. En el evangelio la gloria de Jesús significa la condición de  alguien que merece un lugar elevado, pero lo ha renunciado por servir a los demás. Es la gloria humilde, la renuncia  a toda postura de superioridad. La gloria humilde es también gloria profunda. La gloria de la mas honda intimidad con el Padre. En Jesús se ha dado la relación más cercana a Dios, que un ser humano puede llegar a tener. Los discípulos de Jesús participamos de su gloria, la humilde del siervo y la profunda de la comunidad con Dios. El Papa Francisco dice que nuestra Iglesia entra en una cuaresma histórica; para despojarse de las pompas y de todos sentido de superioridad que humilla a otros, que paraliza y corrompe su credibilidad, y rompe la igualdad entre las personas. Pidamos al Señor que la gloria humilde y profunda de Jesús nos ayude a liberarnos de toda ansia de dominio y competencia. Luchemos por esa gloria sencilla y humilde en donde seremos como dioses en donde aquí en el mundo todos somos hermanos, todos somos iguales y luchemos por esa igualdad compartiendo nuestros bienes con los más necesitados.

domingo, 28 de mayo de 2017

Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo 28,16-20.

Mateo 28 16-20
En aquel tiempo, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado.

Al verlo, se postraron delante de él; sin embargo, algunos todavía dudaron.

Acercándose, Jesús les dijo: "Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra.

Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo".

Palabra del Señor

Reflexión P. J. García
Si te das cuenta Jesús cita a sus discípulos en Galilea, un lugar que trae buenos recuerdos, un lugar significativo. Ahí en esa región marginada cercana al mundo pagano; Jesús inicio su misión anunciando el Reino de Dios con signos y palabras. (Mateo 4 12-17). Los discípulos acuden entre gustosos y temerosos ¿Para que los querrá Jesús? ¿Por qué los quiere ver precisamente en Galilea? ¿Por qué los convoca en un monte? Jesús espera en la cima de la montaña a sus discípulos a esos compañeros y amigos que llamo unos años atrás para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar.( Marcos 3, 14) También en la cima de un monte. Los ha convocado porque sabe que esta por terminar su ciclo aquí en la tierra; y tiene que volver al Padre pero no se quiere ir así nada más, su misión en el trabajo por el Reino tiene que continuar, por eso les llama y les da la misión o responsabilidad de hacer discípulos; es decir de proclamar la buena Nueva del Reino (Marcos 16, 15) de enseñar todo lo que han aprendido de él. Su amor y entrega y compromiso por la vida y salvación del hombre. El encargo de Bautizar en el Nombre del Padre  y del Hijo y del Espíritu Santo para vivir como hijos y hacer Iglesia Pueblo de Dios. De traspasar fronteras y llevar la Nueva Buena a todos los pueblos ya no solo al Pueblo de Israel. (Mateo 18, 19) De dar testimonio de Jesús que esta vivo y permanecerá con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Jesús muerto, resucitado y ascendido a los cielos, llama a sus discípulos  a continuar su obra. La Iglesia a los cristianos también hemos recibido esta misión ¿Como podemos responder a esta? ¿Por donde podemos empezar? Debemos trabajar y duro por el Reino de Dios; porque un día también nosotros vamos a ser llevados a donde esta nuestro Salvador, a donde esta Jesús. Claro que el vive con nosotros ya lo dijimos, esta con nosotros todos los días pero un día el nos llevará a donde esta el Padre.

sábado, 27 de mayo de 2017

El Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído en Él...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo  según San Juan 16, 23b-28.


Juan 16, 23b-28

Aquél día no me harán más preguntas. Les aseguro que todo lo que pidan al Padre, él se lo concederá en mi Nombre.

Hasta ahora, no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta.

Les he dicho todo esto por medio de parábolas. Llega la hora en que ya no les hablaré por medio de parábolas, sino que les hablaré claramente del Padre.

Aquel día ustedes pedirán en mi Nombre; y no será necesario que yo ruegue al Padre por ustedes, ya que él mismo los ama, porque ustedes me aman y han creído que yo vengo de Dios.

Salí del Padre y vine al mundo. Ahora dejo el mundo y voy al Padre".

Palabra del Señor


Reflexión P. J. Garcia
Jesús  habla directamente del amor infinito de Dios Padre, que nos ama tal como somos, la pascua de Jesús nos ha introducido de lleno en la intimidad del Padre. Nada falta para que experimentemos su amor salvador y liberador. Su ternura de Padre-Madre, ¡que hermosa frase!, deberás que Dios es Padre y Madre y nos muestra su maternidad en nuestra Madre María y en Jesús nos muestra su paternidad. Somos nosotros quienes nos desconectamos de Dios cuando sentimos las exigencias de obrar de acuerdo a su voluntad. Nos desconectamos porque no nos gusta que nos hablen de coherencia, de honestidad, de renuncia a un consumismo desenfrenado que esta trayendo desastres para el planeta. Hagamos espacio en nuestra vida para que Dios reine en ella, viviendo como Jesús de cara al bien común, a la verdad, buscando el dialogo y el respeto pediremos al Padre los bienes del Reino y el nos los concederá. Hagamos el esfuerzo creamos que Dios Padre nos concederá todo eso si nosotros  cuidamos nuestro planeta, cuidamos a la gente, nos cuidamos unos a otros. Volvamos al Padre y dejemos penetrar en nuestros corazones estas maravillosas palabras que pueden colmarnos de felicidad. El Padre mismo los ama porque ustedes me aman y han creído en Él.

viernes, 26 de mayo de 2017

Nadie podrá quitarles su alegría...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan 16,20-23a

Juan 16 20-23a
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

"Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo."

La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; pero cuando nace el niño, se olvida de su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo.

También ustedes ahora están tristes, pero yo los volveré a ver, y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar. Aquél día no me harán más preguntas."

Palabra del Señor

Reflexión Fredy Cabrera, Ciudad Redonda
El Evangelio nos presenta la figura de la mujer que sufre dolores de partos y con tristeza padece el sufrimiento, “pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre”. Así debemos de ser los cristianos en el desarrollo de nuestro espíritu profético, valientes para enfrentar lo que conlleva posicionarse a favor de la justicia, la paz y la vida, seguros de los frutos que cosecharemos.

jueves, 25 de mayo de 2017

Súplica para tiempos difíciles...



Tengo mil dificultades: ayúdame.

De los enemigos del alma: sálvame.

En los desaciertos: ilumíname.

En mis dudas y penas: confórtame.

En mis soledades: acompáñame.

En mis enfermedades: fortaléceme.

Cuando me desprecien: anímame.

En las tentaciones: defiéndeme.

En las horas difíciles: consuélame.

Con tu corazón Maternal: ámame.

Con tu inmenso poder: protégeme.

Y en tus brazos al expirar: recíbeme.

Amén.


Rezar tres veces el Ave María.

Cuando Jesús vuelva...

Evangelio  de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan 16,16-20


Juan 16, 16-20
Jesús dijo a sus discípulos:

"Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver".

Entonces algunos de sus discípulos comentaban entre sí: "¿Qué significa esto que nos dice: 'Dentro de poco ya no me verán, y poco después, me volverán a ver'?. ¿Y que significa: 'Yo me voy al Padre'?" Decían: "¿Qué es este poco de tiempo? No entendemos lo que quiere decir".

Jesús se dio cuenta de que deseaban interrogarlo y les dijo: "Ustedes se preguntan entre sí qué significan mis palabras: 'Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver'.


Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo."

Palabra del Señor

Reflexión P. J. Garcia
A veces nosotros tambien nos embotamos, así como los apóstoles, que escasos de entendimientos se ve a los discípulos ahora,, la crisis esta a la puerta. Son incapaces de acompañar a Jesús en estos últimos momentos de su vida. Frente al embotamiento de los discípulos destaca la lucidez y coraje de Jesús, la serenidad y confianza que su muerte aunque los hará tocar fondo en su fe, se  convertirá en gozo cuando lo vean vencer a la muerte. Cuantas veces estamos como los discípulos abatidos y decepcionados. Cuantas cosas no entendemos. La cruz de Jesús es una de las realidades más difíciles de aceptar. ¿Por que Dios intervino después de la Cruz? ¿Por que no se adelanto impidiendo que lo matarán?  Dios interviene en la historia; pero no es intervencionista. La historia tiene autonomía y los seres humanos libertad. De no ser así la dignidad que gozamos sería una farsa Dios intervendrá dejando claro que su amor ha sido absoluto y que la fidelidad de Jesús a llegado hasta las últimas consecuencias. Si fuéramos capaces de sintonizar con los sentimientos del Padre,  nos abandonaríamos en sus manos. porque el sabe lo que hace y lo hace por una razón y lo hace muy bien,  aunque a nosotros nos parezca difícil.

miércoles, 24 de mayo de 2017

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Hermosas, !la verdadera esperanza pasa por el fracaso y el sufrimiento",palabras del Papa Francisco. Y hermosas porque, de alguna manera, resumen la vida de toda persona: "Un camino de alegrías y tristezas que madura en la medida que experimenta la pobreza y el dolor". Ese es el único y verdadero camino de nuestra vida, aprender de nuestros fracasos, de nuestros errores y pecados.

Y de alguna manera, nos dice nuestro Papa, todos somos experiencia de Emaús. ¿Quién no experimenta la tristeza, el fracaso y la desilusión? ¿Y quién no siente y experimenta el impulso de volver al camino, levantarse y continuar la marcha? Es el Señor que nos alienta y nos llena de esperanza, porque detrás de todo dolor y sufrimiento nace la esperanza de un mañana mejor, que en el Señor se hace gozoso y eterno.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 24 de mayo de 2017


Queridos hermanos y hermanas:

La lectura del Evangelio de san Lucas que hemos escuchado nos narra la experiencia de los dos discípulos que, después de la muerte de Jesús, huyen de Jerusalén sin esperanza, desilusionados y llenos de amargura por la derrota del Maestro, hacia la tranquilidad de Emaús.

En ese caminar hacia su aldea, mientras conversan con paso triste y desesperanzado, se les une un desconocido. Los ojos de ellos, velados aún por el fracaso de sus expectativas humanas, no reconocen que es Jesús. El Señor camina con ellos, y aunque conoce el motivo de su desilusión, no se impone, sino pregunta y escucha. Comienza su «terapia de la esperanza». Les deja el tiempo necesario para que hagan un recorrido interior y lleguen al fondo de su amargura. Y ellos pronuncian aquellas palabras: «Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel»; palabras que trasudan tristeza, decepción, derrota, y que son un retrato de la existencia humana que nos es común.

Jesús camina, de manera discreta, junto a todas las personas desalentadas, y logra darles de nuevo la esperanza. Como a los discípulos de Emaús, él habla a través de las Escrituras, manifestando cómo la verdadera esperanza pasa por el fracaso y el sufrimiento. Y al final del camino cumplido en su compañía, Jesús se hace reconocer en la Fracción del pan, gesto fundamental de la Eucaristía, don de su amor total, de donde brota la vida de la Iglesia y del cristiano.


Saludos:

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Que Jesús resucitado nos conceda descubrirlo presente y vivo en su Iglesia donde, saliendo a nuestro encuentro y caminando junto a cada uno, nos conduce con su amor infalible y su presencia vivificante por el camino de la esperanza. Que Dios los bendiga.

El Espíritu de la verdad los irá guiando hasta la verdad plena...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo  según san Juan: 16, 12-15

Juan 16: 12-15
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

“Aún tengo muchas cosas que decirles, pero todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, Él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder. 

Él me glorificará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de lo mío y se lo comunicará a ustedes”.

Palabra del Señor

domingo, 21 de mayo de 2017

"Si me aman guardarán mis mandamientos"...

Sexto Domingo de Pascua


Libro de los Hechos de los Apóstoles 8,5-8.14-17

Les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo

En aquellos días:
Felipe descendió a una ciudad de Samaría y allí predicaba a Cristo.
Al oírlo y al ver los milagros que hacía, todos recibían unánimemente las palabras de Felipe.
Porque los espíritus impuros, dando grandes gritos, salían de muchos que estaban poseídos, y buen número de paralíticos y lisiados quedaron curados.
Y fue grande la alegría de aquella ciudad.

Cuando los Apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que los samaritanos habían recibido la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.
Estos, al llegar, oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo.
Porque todavía no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente estaban bautizados en el nombre del Señor Jesús.
Entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo.

Salmo 66(65),1-3a.4-5.6-7a.16.20.
Las obras del Señor son admirables. ¡Aleluya!

¡Aclame al Señor toda la tierra!
¡Canten la gloria de su Nombre!
Tribútenle una alabanza gloriosa,
digan al Señor: «¡Qué admirables son tus obras!»

Toda la tierra se postra ante ti,
y canta en tu honor, en honor de tu Nombre.
Vengan a ver las obras del Señor,
las cosas admirables que hizo por los hombres.

El convirtió el Mar en tierra firme,
a pie atravesaron el Río.
Por eso, alegrémonos en él,
que gobierna eternamente con su fuerza.

Los que temen al Señor, vengan a escuchar,
yo les contaré lo que hizo por mí:
Bendito sea Dios,
que no rechazó mi oración
ni apartó de mí su misericordia.


Epístola  de San Pedro 3,15-18.
Murió en  su cuerpo y resucitó glorificado.

Queridos hermanos:
Glorifiquen en sus corazones a Cristo, el Señor. Estén siempre dispuestos a defenderse delante de cualquiera que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen.
Pero háganlo con suavidad y respeto, y con tranquilidad de conciencia. Así se avergonzarán de sus calumnias todos aquellos que los difaman, porque ustedes se comportan como servidores de Cristo.
Es preferible sufrir haciendo el bien, si esta es la voluntad de Dios, que haciendo el mal.
Cristo murió una vez por nuestros pecados -siendo justo, padeció por los injustos- para llevarnos a Dios. Entregado a la muerte en su carne, fue vivificado en el Espíritu.

Evangelio según San Juan 14,15-21.
Si me aman cumplirán mis mandamientos.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
"Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos.
Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes:
el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes.
No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes.
Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero ustedes sí me verán, porque yo vivo y también ustedes vivirán.
Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre, y que ustedes están en mí y yo en ustedes.
El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él".


Palabra del Señor 

Reflexión Padre J. Garcia
Jesús sabe que ya esta llegando la hora de dejar este mundo e ir al Padre (Juan 13,1). Se despide, se prepara y prepara también a los suyos, para vivir con fe y esperanza  este trance, esta separación. Un trance difícil y desconcertante. Como sabemos la salida de Jesús de este mundo, no es propiamente  una salida triunfal, con aplausos y reconocimientos, sino una salida que pasa por la Cruz con insultos y desprecios. Jesús invita a sus discípulos a no tener miedo y seguir apostando por el amor, el servicio y la entrega a los demás. Si me aman cumplirán mis mandamientos dice Jesús, en este primer discurso de despedida. Quizás la situación invite al odio, al desquite, a la revancha. Jesús insiste en el amor. Quizás la situación incite a olvidarse de Dios. Jesús no deja de hacer oración "YO le rogare al Padre. Quizás la situación este para ya no esperar nada, Jesús nunca pierde la esperanza. El les dará otro paráclito que este siempre con ustedes. Los discípulos no solo tienen miedo al desamparo, tienen miedo a la oscuridad a no poder ver, a quedarse sin rumbo. Jesús los consuela; dentro de poco el mundo no me verá más. pero ustedes si me verán, porque yo permanezco vivo y ustedes también vivirán. El que acepta mis mandamientos y los cumple; ese me ama, El que me ama a mi, lo amara mi Padre, yo también lo amaré y me manifestaré a el dice Jesús. Sabemos que se refiere al mandamiento del amor. "Amense los unos a los otros como yo mismo los he amado", (Juan 15, 12) 
Jesús nos invita a seguir su ejemplo, a vivir como verdaderos hijos de Dios y hermanos entre nosotros. Este es el testamento que Jesús nos ha dejado. Amar y dejarnos llevar por el Espíritu de verdad, es no temer al desamparo y vivir como cristianos en la fe y la esperanza. El esta ahí con nosotros Vivo, y también manifestemos a los demás que Jesús esta vivo, creyendo en su presencia siempre cada momento de nuestra vida.

sábado, 20 de mayo de 2017

Ustedes no son de este mundo...

Evangelio  de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan 15,18-21.

Juan 15, 18-21
Jesús dijo a sus discípulos:

Si el mundo los odia, sepan que antes me ha odiado a mí.

Si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya. Pero como no son del mundo, sino que yo los elegí  y los saqué de él,  el mundo los odia.

Acuérdense de lo que les dije: el servidor no es más grande que su señor. Si me persiguieron a mí, también los perseguirán a ustedes;  si fueron fieles a mi palabra, también serán fieles a la de ustedes.

Pero los tratarán así a causa de mi Nombre, porque no conocen al que me envió.


Palabra del  Señor

Reflexión P. J. Garcia
Cuenta Richard  Bach en su libro "Juan Salvador Gaviota" que las  mayorías de las gaviotas vuelan para  ir de la playa a la comida, el vuelo es corto, lo que importa no es volar sino comer. Pero una gaviota llamada Juan Salvador; que sentía que para el lo importante era volar. A causa de su pasión por el vuelo nunca se sintió parte de la bandada, era gaviota pero no de vuelo corto. 
En el evangelio de Juan a eso de vivir para comer se le llama  ser del mundo. El que vive para comer desarrolla un egoísmo visceral, su Dios es el vientre, son del mundo, viven para si mismos para sus ambiciones y por ellas dominan y matan. Amar no entra en su vocabulario ni en su vida, eso sería volar y no solo comer. Los que son de Jesús además de amar, desenmascaran la mezquindad de los que viven satisfaciendo sus apetitos egoístas. Eso hizo Jesús por eso lo odiaron y asesinaron. Pidamos al Señor que nos ayude a despegar el vuelo, que no vivamos para comer que comamos para vivir, poder volar y llegar hasta las alturas más elevadas.

miércoles, 17 de mayo de 2017

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Nos llena de esperanza esta hermosa reflexión que nuestro Papa Francisco nos regala hoy en el Espíritu Santo, que le alumbra y nos abra a nosotros el corazón para acogerla y meditarla profundamente con esperanza y alegría. Porque, nuestra salvación pasa por el encuentro con Jesús Resucitado que, a pesar del dolor y sufrimiento, que nuestro paso por el mundo nos presenta, nos levanta y nos llena de gozo esperanzado en Resucitar en Él.

Porque hemos nacidos, no para morir, tal y como está propuesto en el camino de este mundo, sino para, por, en  y con Xto. Jesús, Resucitar para la Vida Eterna plena de gozo y felicidad junto al Padre. Quizás nos ocurre, como a la Magdalena, que apesadumbrados por el dolor quedamos cegados y sumidos en la oscuridad, tal y como nos dice el Papa Francisco. Pero, confiemos en Jesús, continúa el Papa, que se hace el encontradizo y nos llama por nuestro nombre, para levantarnos y llenarnos de esperanza y alegría.




PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Plaza de San Pedro
Miércoles 17 de mayo de 2017


Queridos hermanos y hermanas:

En este tiempo de Pascua dirigimos nuestra mirada a María Magdalena, la primera persona en encontrarse con Jesús resucitado, según los Evangelios.

La experiencia de la resurrección que vive María Magdalena es profunda y existencial. Ella se acercó al sepulcro con el corazón colmado de la tristeza y la soledad de quien ha perdido un ser querido, y al llegar ahí, el dolor y la desilusión de no encontrar el cuerpo de Jesús le impedían verlo y reconocerlo vivo. Entonces Jesús, tomando la iniciativa, la llama por su nombre. Ella al sentirse interpelada personalmente, experimenta dentro de sí una felicidad tan profunda que cambiará su existencia y que está destinada también a transformar la existencia de todo hombre y mujer. Es muy hermoso pensar que la primera aparición de Jesús resucitado se haya producido de un modo tan personal y cercano.

Nuestra vida, tantas veces cargada de esas mismas experiencias de soledad, de vacío y de dolor, se ve transformada por la presencia de Dios, que mucho antes de que nosotros lo busquemos, sale a nuestro encuentro, nos llama por nuestro nombre, y nos dice: Levántate, no llores más, porque he venido a liberarte.


Saludos:


Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Los animo a perseverar en la oración y en la escucha de la Palabra de Dios, para que en los momentos de dolor y abandono, sientan cómo Jesús resucitado los llama por su nombre, y salgan con el corazón lleno de alegría a anunciar a todos la Buena Noticia de la Resurrección. Que Dios los bendiga.

La Vid y los sarmientos...

Si queremos tener vida en nosotros y llevar frutos de vida eterna, tenemos que permanecer unidos a cristo.



Señor, Tú eres la vid que me sostiene, el dueño y guía de toda mi existencia. Sé que sin Ti no puedo dar fruto. Te pido que podes todo aquello que estorbe mi crecimiento, ayúdame a no separarme de Ti.

El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según san Juan: 15, 1-8



En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: 

“Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da fruto en mí, él lo arranca, y al que da fruto lo poda para que dé más fruto.

Ustedes ya están purificados por las palabras que les he dicho. Permanezcan en mí y yo en ustedes. 

Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. 

Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él ése da fruto abundante, porque sin mí nada pueden hacer. 

Al que no permanece en mí se le echa fuera, como al sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego y arde.

Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se les concederá. 

La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos”.


Palabra del Señor

Reflexión P. J. Garcia
La Pascua no es una semana que pasa; es una manera de caminar siguiendo a Jesús, tratando de conocerlo más; y comprenderlo mejor. En el tiempo anterior a la Pascua nos preparamos para el encuentro profundo con la comunidad de Jesús. En el tiempo que sigue a la celebración Pascual saboreamos el Evangelio procurando compenetrarnos con el Señor. Es tiempo de crecimiento y encuentro con nuestra propia fe, abiertos al mensaje de Jesús y a los hermanos. Saber tender la mano, dialogar, manifestar ternura, escuchar. Pascua es un programa de vida que nace de la Vid Jesús, y se extiende a los sarmientos y al árbol entero. La vid es uno de los símbolos bíblicos de Israel. 
Jesús  se proclama a si mismo vid verdadera, quiere decir que hay que abandonar las vides falsas. La adhesión a Jesús y a su proyecto del Reino; hace que demos buenos frutos, permaneciendo en Él y en Él.  En Él  nos encontramos e injertamos unos en otros. Esta permanencia en Jesús   es el criterio desde donde tenemos que vivir, sentir y actuar. Así que no nos separemos de Él porque solos no podemos hacer nada y hay que dar mucho fruto pero pegaditos a Jesús.

lunes, 15 de mayo de 2017

Jesús, camino hacia el Padre...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan 14,21-26.

Juan 14, 21-26

Jesús dijo a sus discípulos:

«El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él".

Judas -no el Iscariote- le dijo: "Señor, ¿por qué te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?".
Jesús le respondió: "El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.

El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió.

Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.»


Palabra del Señor

Reflexión P. J. Garcia.
Jesús coloca la presencia viva de Dios en medio de su comunidad. Se trata de la presencia de la Santísima Trinidad en el corazón de cada cristiano, que queda convertido en templo vivo de Dios, a esa comunidad Jesús le hace la promesa de que le manifestará su amor y el amor del Padre. En el amor y en el servicio de unos a otros demostramos que amamos a Jesús, si la comunidad no es capaz de experimentar la presencia del Espíritu el defensor, es una comunidad que se ha cerrado sobre si misma. La presencia del Padre, del Hijo y del Espíritu que hacen de la comunidad su propia morada, es una comunidad viva, renovada en su creatividad evangelizadora renovada ante los desafíos del presente. A esa comunidad y a esa gente, así comprometida se les va manifestando Dios.
Demos gracias al Padre que nos Ama, a Jesús que nos salva y nos libera y al Espíritu que nos trae felicidad, respeto y cariño de unos a otros.

sábado, 13 de mayo de 2017

Ave María de Fátima... 13 de Mayo Cova de Iría



La letra es un canto de alabanza a nuestra madre, en la advocación de Nuestra Señora de Fátima.
El trece de mayo, la Virgen María
bajó de los cielos a Cova de Iría
Ave, ave, ave, María(bis)

A tres pastorcitos, la Madre de Dios
descubre el misterio de su corazón
Ave, ave, ave, María(bis)

Haced penitencia, haced oración
por los pecadores, implorad perdón.
Ave, ave, ave, María(bis)

El Santo Rosario, constantes rezad
y la paz del mundo el Señor dará.
Ave, ave, ave, María(bis)

De vuestros hijitos ¡oh Madre! escuchad
la tierna plegaria y dadnos la paz
Ave, ave, ave, María(bis)

¡Qué llena de encantos se ofrece María!…
¡qué bella y qué pura en Cova de Iría!
Ave, ave, ave, María(bis)

Virgen de Fátima...

La Virgen María en Fátima vino a darnos un mensaje por medio de los tres pastorcitos, Lucia, Jacinta y Francisco.


Virgen de Fátima

En Fátima Portugal, el 13 de Mayo de 1917, la Santísima Virgen se dignó visitarnos de nuevo y derramar sobre el mundo sus misericordias, y lo hizo apareciéndose también a unas almas sencillas, tres pastorcitos: Lucía, Francisco y Jacinta, de 10, 9 y 7 años respectivamente, Francisco y su hermana Jacinta murieron dos y tres años más tarde. Lucía vivió en un convento de Carmelitas de Coimbra y es quien nos cuenta así la primera aparición:

"Estando jugando con Jacinta y Francisco en lo alto, junto a Cova de Iría, de repente vimos una luz como de un relámpago. Comenzamos a bajar el cerro llevando las ovejas hacia el camino. Cuando llegamos cerca de una encina, vimos otro relámpago y acercándonos vimos sobre la encina una Señora vestida de blanco, más brillante que el sol...

"Nos paramos sorprendidos. Entonces la Señora nos dijo: "No temáis, no quiero haceros ningún daño". Yo le pregunté: "¿De dónde es usted? Soy del Cielo, respondió Ella".

Y empezaron los diálogos, llenos de sencillez y encanto entre la Celestial Señora y Lucia, que se sucederían por seis meses seguidos.

¿Y qué nos pide en Fátima la Santísima Virgen? Nos pide, una vez más, conversión, penitencia por los pecados cometidos, mucha oración confiada a su Corazón Inmaculado, y "que no ofendamos más a su Hijo, que está ya muy ofendido".

Y nos promete la paz, el fin de las guerras, la conversión de Rusia, y nos asegura el Cielo, si la escuchamos. ¡Y cómo no escuchar a una Madre que ya no sabe qué más hacer para salvar a sus hijos!

El Ángel de la Paz en su primera Aparición a los tres pastorcitos, se arrodilló, inclinó la cabeza hasta casi tocar el suelo y repitió tres veces esta oración:

"Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por todos los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.".

La Santísima Virgen, en la cuarta Aparición, del 19 de Agosto, dijo a los niños estas palabras:

"Rezad, rezad mucho, y haced sacrificios por los pecadores, pues muchas almas van al infierno, por no haber quien se sacrifique por ellas".

viernes, 12 de mayo de 2017

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan 14,1-6.


Juan 14, 1-6

Jesús dijo a sus discípulos:

"No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí.

En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar.

Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes.

Ya conocen el camino del lugar adonde voy".

Tomas le dijo: "Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?".


Jesús le respondió: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí."

Palabra del Señor

Reflexión P. J. Garcia.
Debía haber mucha incertidumbre en las comunidades del discípulo amado, quienes escribieron el evangelio que hoy conocemos como el Evangelio de Juan. Las opiniones eran diversas, muy divergentes. Jesús tranquiliza a sus discípulos, no es necesario tener siempre la misma opinión, lo diferente enriquece cuando hay dialogo y respeto, lo que si es necesario es tener a Jesús de Nazareth como referente. El es el único camino que conduce a  la verdad que nos lleva a la vida. Un camino de esperanza de acción; siempre nuevo. Sin Jesús nos quedamos sin verdad, sin Jesús no hay Vida. El nos a encaminado hacia el Padre y su espíritu nos llena de vida nueva en el amor y en la unidad. En medio de las inquietudes de nuestra vida, pensemos este hablando hoy con nosotros y nos dice: No se turbe el corazón de ustedes. Demosle gracias y recemos como Santa Teresa: Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo la alcanza, quien a Dios tiene nada le falta, Solo Dios basta.

jueves, 11 de mayo de 2017

DESDE BURKINA CON AMOR

Sor Bernarda


Queridos amigos de la Parroquia de San Gines  de Lanzarote, con su pastor Don Miguel, quiero darles las gracias por el don recibido por medio de Marta ya hace un buen tiempo! y que ya vereis los frutos es este documento adjunto...aun queda un poco para terminarlos pero ya puedo decir:cuantos milagros se pueden hacer ...con la generosidad de cada uno...

Que Dios les bendiga!!
Un fuerte abrazo


miércoles, 10 de mayo de 2017

AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO

Hoy, el Papa Francisco nos habla de María, y nos la presenta como Madre de esperanza. Porque esperar significa responder y entregarse a esa espera de creer en la Palabra de Dios. No era fácil, nos dice el Papa Francisco, responder con un Sí, ni tampoco seguir fielmente el camino de acompañar a su Hijo. Se quedo casi sola en el momento de la Cruz, pero permaneció fiel a su palabra y a la Palabra del Señor.

Y, a pesar de no entender muchas cosas, creyó y mantuvo siempre su corazón esperanzado y confiado en su Señor y Salvador. María es un ejemplo y una referencia para nosotros. Nos enseña, como nos dice el Papa, a soportar y, sobre todo, a confiar y esperar en el Señor.



PAPA FRANCISCO
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 10 de mayo de 2017


Queridos hermanos:

En la catequesis de hoy contemplamos a María como Madre de la esperanza. Ella pasó también por momentos muy difíciles. No era fácil responder con un «sí» al anuncio del Ángel y acoger en su seno el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. Después, en el momento crucial de la vida de Jesús, cuando casi todos lo han abandonado, María permaneció junto a la cruz de su Hijo por amor de madre y por fidelidad al plan de Dios.

Ella, a pesar de que no siempre comprendía todo lo que estaba sucediendo, se nos muestra como una mujer valiente, que no se detiene ante las dificultades. Una mujer que está atenta a la Palabra de Dios y que sabe meditar todo en su corazón.

Por último, también la vemos al comienzo de la Iglesia, junto a los discípulos de su Hijo, acompañándolos y animándolos como madre de esperanza. Así nos enseña que en los momentos de dificultad, cuando parece que nada tiene sentido, siempre tenemos que esperar y confiar en Dios.


Saludos:
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. Hoy celebramos la fiesta de san Juan de Ávila, patrono del clero español y maestro de vida espiritual. Pidamos hermanos por todos los sacerdotes, para que sean siempre una imagen transparente de Jesús, Buen Pastor, y la Virgen María los sostenga a lo largo de su vida sacerdotal. También quisiera enviar un saludo desde aquí a los fieles de mi patria, que hace dos días celebraron la Solemnidad de la Patrona de Argentina, Nuestra Señora de Luján. Mi corazón estuvo en Luján estos días. Que el Señor os bendiga. Muchas gracias.

Yo soy la luz...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo  según San Juan 12,44-50.

Juan 12, 44-50
Jesús exclamó: "El que cree en mí, en realidad no cree en mí, sino en aquel que me envió. Y el que me ve, ve al que me envió.

Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas.
Al que escucha mis palabras y no las cumple, yo no lo juzgo, porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvarlo.

El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he anunciado es la que lo juzgará en el último día.

Porque yo no hablé por mí mismo: el Padre que me ha enviado me ordenó lo que debía decir y anunciar;  y  yo sé que su mandato es Vida eterna. Las palabras que digo, las digo como el Padre me lo ordenó".

Palabra del Señor


Reflexión Padre J. García.
Esta parábola refleja lo que paso con los judíos  del tiempo de Jesús y pasa con muchos de nosotros. En Jesús se estaba haciendo presente el Reino de Dios que es Vida y Vida en abundancia para todos. Y ellos los jefes judíos cerraron los ojos. 

Era una situación como la nuestra, una gran desigualdad hablaba claramente que la alianza con Dios estaba quebrada en mil pedazos. En medio de esa situación aparece Jesús y comienza una practica liberadora en medio del pueblo empobrecido: pero los jefes cerraron los ojos. Eran ciegos, ciegos guiando a otros ciegos, ciegos voluntarios que no quisieron ver. Y al cerrar los ojos a la realidad de los hermanos y hermanas que recuperaban vida y dignidad en contacto con Jesús, los cerraron no solo al enviado de Dios, sino al Padre que lo había enviado.

María al pie de la Cruz...

Contemplamos a María al pie de la Cruz y escuchamos las palabras de Jesús: ahí nos da también a su Madre.

Juan 19, 25-27
Ya han clavado a Jesús en el madero. Ya nos ha dado casi todo lo que tenía: el ejemplo de su vida, el fruto de sus dolores, el divino tesoro de la Eucaristía, su perdón y la esperanza del paraíso... y, muy pronto, hasta la última gota de su sangre Redentora.

Pero aún le queda la Joya más querida que también va a entregarnos antes de morir: Junto a la Cruz de Jesús, está su Madre, con sus Santas mujeres, y Juan, el discípulo amado. Y dice Jesús a su Madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dice al discípulo: "Ahí tienes a tu madre".

De este modo, Jesús nos da a su Madre como Madre nuestra, poco antes de morir. Se ha cumplido la profecía de Simeón; "Una espada traspasará tu alma".

El Sí de la Anunciación se ha mantenido hasta el final. La Virgen Santa ha aceptado el sacrificio de su Hijo Divino, para que le nacieran otros muchos hijos. En su Corazón de Madre cabemos ya todos los hombres. Tú también, y desde entonces María cumple a la perfección su misión de Madre con cada uno de nosotros.

Te sigue a todas partes, no te pierde de vista ni te olvida; te ofrece su sonrisa y su ternura, te conoce y te quiere y te sueña más que la mejor de las madres; y está siempre dispuesta a ayudarte, a defenderte, a perdonarte y a dar por ti su vida. Ha dado mucho más; la de su Hijo Divino.

¡Tanto le hemos costado! ¡Cómo no va a querernos! ¡Cómo no va a cuidar de cada uno de nosotros!

martes, 9 de mayo de 2017

El Padre y Yo somos uno...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan 10,22-30.


Juan 10, 22-30


Se celebraba entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno,  y Jesús se paseaba por el Templo, en el Pórtico de Salomón.

Los judíos lo rodearon y le preguntaron: "¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si eres el Mesías, dilo abiertamente".

Jesús les respondió: "Ya se lo dije, pero ustedes no lo creen. Las obras que hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí, pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas.

Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen.

Yo les doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos.

Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre.

El Padre y yo somos uno".

Palabra del Señor

Reflexión Padre J. Garcia
Jesús se declara Uno con el Padre. Es una pretensión escandalosa para los judíos, le preguntan si es el Mesías y Jesús les dice: si lo soy y lo dice una manera tan directa que los judíos lo consideran una verdadera blasfemia. Los judíos no pueden creer porque no lo siguen, solo en el seguimiento se descubre quién es Jesús, su persona y sus méritos. Hay además dos agregados a la  figura del Buen Pastor que nos llenan de confianza, Jesús da a su rebaño Vida eterna, Vida resucitada ya desde ahora y una nueva promesa que nos afianza en el seguimiento. Nadie las arrancará de mi mano. 
¿Quienes quieren arrancar las ovejas del rebaño? Los que niegan que Jesús es el Mesías.
En las palabras de Jesús esta la fuerza del amor,  actuando como seguridad para una comunidad perseguida, pequeña y frágil. Jesús agrega que son sus ovejas, porque se las ha dado el Padre y también las manos del Padre son fuertes y protectoras nadie le arrancará nada a las manos del Padre.